• Hannah Imbert

Gente enojada.

Y ahí  van ellos

Los con cara de mierda

Los con miércoles toda la semana

Los asesinos de los suicidas.

No importa la marca del auto que manejen

Ni la música que escuchen

Ni la cantidad de positivo en la cuenta

Ni las dimensiones de su casa

Ni el número de amantes y de orgasmos.

Van tristes, zombies, desencantados

Erráticos, inmunes, como levitando.

Todo le es ajeno a los enojados

No hay hermosos atardeceres ni bellos lagos

No encuentran paz en el viento que despeina palmeras como desvirgando

No hay felicidad en amanecer respirando

Caminando, oyendo, hablando, siendo

No hay bueno sobre la tierra para los enojados.

En qué planeta decidieron vivir los que sienten algo,

Los que ríen de dientes hacia adentro

Los que simplemente rien.

A dónde se fueron los con cara de santos

Los ingenuos, los que esperan, los que sueñan

Los optimistas, los de “no hay nada mejor que un día detrás del otro”.

Por dónde andan aquellos que disfrutan lo que hacen

Los que viven haciendo

Los que no vuelven la vida un número, un precio, un año

Los que olvidan el centímetro y el pintalabios.

A dónde se fueron los tipos bárbaros. 

Regresen, ahora mismo, yo lo ordeno

O mándenme la dirección, que los extraño.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2023 by Peter Collins. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now